Nadie muere de amor hasta que muere de amor

  Nadie muere de amor hasta que pierde la razón. Nadie que razone muere de amor. No quiero ir mañana al psicólogo que me ayuda a olvidarte a decirle que no quiero olvidarte, que prefiero llorar todos los días hasta el final antes que vivir sin imaginarte. Que me duele el alma sabiendo que te abandoné porque pudiste romperme y que estoy rota ahora, de todas formas. Que cuando recuerdo la pesadilla de soportarte, te extraño igual. Que estoy enfurecida con el mundo porque logró hacerme obedecer a una ética que no siento, afirmando que debo salvarme de todo para evitarle el esfuerzo de liberarse de las reglas. Que odio los semáforos porque evitan los choques y hacen creer a las personas que saben vivir hasta la muerte. Que nadie admirable ha sido recordado por escapar ante el peligro, que la historia tiene importancia porque la ennoblecen quienes dan su vida por su causa. Que el mundo no es sostenido por las personas que viven seguras, que éstas son los que hacen contraste a las pasionales y que yo soy ambas. Que siempre supe que puedo vivir sin vos, que no necesito un psicólogo para descubrirlo, pero que no quiero. Que sé que sos caprichoso y  manipulador,  que siempre lo he sabido  y que no deseo cambiarte. Que sos insoportable y que aún así te elijo. Que tengo grandes dudas sobre ir a buscarte porque sos muy hinchapelotas y aunque no te tengo miedo me estresás, pero que no quiero tolerar tu demonización en boca de nadie. Que no me importa que quieras dominarme porque no te lo permitiría aunque incendiaras el mundo en uno de tus berrinches y que ese sería el mejor ejemplo para cualquier generación venidera. Que la belleza de tu alma es algo que sólo yo contemplo emocionada. Que la psicología no puede saber de qué carajos hablo, y que aunque es una de las ciencias que más admiro, (citando la canción que escuchamos juntos:) tu locura es mi ciencia. Que ésto no tiene explicación, ni la precisa. Que puedo redactar un testamento dejándote mi vida, liberándolo de toda culpa si tus berrinchitos no cesan y me rompés más que un vidrio. Que no me moleste con que soy rebelde, que mi causa es el amor.

P/D: Mañana, seguramente, me levantaré, con los ojos hinchados, e iré a mi sesión a decir que sigo haciendo "lo correcto", que estoy aceptando esta contradicción, que te extraño porque tenemos corazones idénticos pero que no podemos estar juntos porque a vos no te gusta el mío. Y el psicólogo me recordará: "En las relaciones espejo no hay completud, es uno o es el otro, no hay lugar para los dos. Y es evidente quien quiere ese lugar."

Escuchar canción: No pretendo

3 comentarios:

  1. Me conmovió. Muy visceral. Amar es también un acto de rebeldía, creo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ooh, así ha sido... Creéme.
      Pero este bendito psicólogo y las letras me han ayudado a pasar la tormenta
      ¡GRACIAS POR LEER ESTA LOCURA! Jaja
      Un abrazo

      Eliminar
    2. A vos por compartirlo. Abrazo Laura.

      Eliminar